En el último punto, el propio alcalde preguntó a la exalcaldesa un libro de 1752 desaparecido del Ayuntamiento, una cámara de televisión valorada en más de 10.000 euros, la multa de 1.500 euros por dejar caducar el Plan cinegético que finalizaba en 2020. El alcalde también pidió explicaciones por la inclusión del municipio en la lista del Tribunal de Cuentas por no entregar las liquidaciones de las anualidades 2017 y 2018, de la anterior corporación, y en particular del ejercicio 2018 faltan numerosos asientos contables. A esto sumó un desfase de 20.000 euros, en uno de los ejercicios.