Saltar al contenido Saltar a la barra lateral de la izquierda Saltar al pie de página

DESCUBRE PORTO: NATURALEZA, HISTORIA Y BELLEZA PAISAJÍSTICA

Porto es un municipio y localidad española de la provincia de Zamora y de la comunidad autónoma de Castilla y León, en el que se encuentra el mayor lago de origen glaciar de la península ibérica, con 318,7 ha y una profundidad máxima de 53 m, además de ser un espacio natural protegido de gran atractivo turístico.

Es uno de los pocos municipios bilingües de la provincia de Zamora, ya que sus habitantes utilizan habitualmente tanto el castellano como el portexo.

El municipio de Porto comprende una de las zonas más accidentadas de la provincia de Zamora, ya que es su término se incluye parte del macizo de la sierra Segundera y demás formaciones adyacentes, además de la sierra Calva o de Porto, con alturas superiores a los 2000 m.

Gran parte del término de Porto se encuentra dentro del Parque Natural Lago de Sanabria y Sierras Segundera y de Porto. Este, calificado hoy día Reserva de la Biosfera Transfronteriza Meseta Ibérica, está situado en el extremo noroccidental de la provincia de Zamora, en las estribaciones de las Sierras de la Cabrera y la Sierra Segundera. Posee una extensión de 22.365 hectáreas y contiene espacios de gran interés, como diversos bosques y lagunas, un buen número de fenómenos glaciares (valles encajados, circos, morrenas, etc.) y, como no, el Lago de Sanabria, el lago glaciar más grande e impresionante de la Península Ibérica. Todos ellos, situados en parajes de difícil acceso, han permanecido casi inmunes a la alteración humana.

Este lugar fue declarado Sitio Natural de Interés Nacional en 1946, Paraje Pintoresco en 1953 y Parque Natural en 1978, con el fin de conservar sus orígenes glaciales, la riqueza de su flora y de su fauna y la pureza de las aguas de sus lagos, que componen, después del Pirineo, el conjunto lagunar más importante de la Península.  En 1998, se incluyó en la Red Natura 2000 como Lugar de Interés Comunitario (LIC) y en el 2000 se declaró Zona de Especial Protección para la Aves, ZEPA.

La zona montañosa, con cotas de hasta 2000 m, está enclavada en forma de arco, en el extremo oeste provincial, limitando con las provincias de León y Orense y el norte de Portugal. Su configuración es ondulante y semi radial, partiendo del circo del río Tera, y se compone de:

  • La sierra de Porto, siendo sus principales alturas las de Pico de Ocelo con 1703 m, la Corralizia con 1761 m, Sextil con 1754 m y Rucin con 1673 m.
  • La sierra Segundera que, paralela a la sierra de Porto, cuenta con sus mayores alturas en el Moncalvo 2044 m, Moncalvillo 2028 m, As Marras 1986 m, Cabril 1850 m, Valdecasares 1844 m y Cabezo 1829 m. Esta sierra se encuentra bordeada por las cuencas de los ríos Bibey y Tera.
  • Las montañas Trevinca, cuyo nombre indica la confluencia en la zona de tres provincias (León-Orense-Zamora). Cuenta con una fisonomía ramificada en forma de estrella, siendo sus máximas cotas las de Peña Trevinca norte y el alto del Xurbial, ambas con 2002 m y Peña Trevinca sur con 2127 m.

La altitud del término municipal varía entre los 1200 m en el río BIbey en la frontera con el término municipal de Viana do Bolo; y los 2127m de Peña Trevinca.

En el término municipal existen seis embalses y lagunas (La Playa, Puente Porto, Valdesirgas, San Sebastián, Vega de Conde y Laguna de los Peces), siendo el embalse de San Sebastián es el de mayor capacidad.

Embalse de San Sebastián
Embalse de San Sebastián
Puente Porto
Vega de Conde

El río Bibey, venerado como el principal curso de agua en la región de Porto, tiene sus humildes orígenes en Fuente Bibey, al pie de la majestuosa Piatorta. Este manantial, como una fuente generosa de vida, da inicio a un viaje serpenteante a través de un valle escarpado, donde las aguas frescas del Bibey fluyen con una cadencia persistente, marcando el compás de la geografía local.

Rió Bibey

A medida que el río Bibey avanza, su curso se convierte en un testigo silente de la belleza natural que lo rodea, esculpiendo un valle profundo a medida que se precipita hacia su destino final. Este río, con su energía constante, finalmente se entrega al río Sil en una fusión que simboliza la unión armoniosa de las aguas que han recorrido una tierra llena de historia y encanto.

Más allá de su curso, la narrativa fluvial de Porto se entrelaza con la presencia del río Valdesirgas. Este río, en su transcurso, recolecta sus aguas en el embalse de su mismo nombre, una estructura que no solo retiene 1,8 km³ de líquido vital, sino que también alimenta la central de Porto. Este enclave energético es un testimonio tangible de cómo la naturaleza y la ingeniería pueden converger para aprovechar los recursos acuáticos de manera sostenible, proporcionando electricidad para la comunidad local.

En una colaboración magistral, el río Bibey y el río Valdesirgas, junto con sus embalses, dan forma al impresionante embalse de San Sebastián. Este vasto depósito acuático, con una capacidad colosal de 24,5 km³, no solo sirve como un reservorio vital para la región, sino que también refleja la importancia estratégica de la gestión hídrica en Porto. Este embalse, imponente en su magnitud, es mucho más que un cuerpo de agua; es un símbolo de la resiliencia de la comunidad en su relación con la naturaleza circundante.

Así, el río Bibey y sus compañeros fluviales no solo nutren la tierra a su paso, sino que también sirven como pilares fundamentales en la vida cotidiana de Porto, llevando consigo el legado líquido de la región y asegurando un flujo constante de vitalidad para las generaciones venideras.

Embalse de Valdesirgas

Son muy frecuentes las formaciones lacustres, son numerosas, casi todas ellas formadas como consecuencia del casquete glaciar de varias decenas de kilómetros cuadrados formados por las sierras Cabrera y Segundera. Entre ellas están las de Los Cancelos, Lagoas de Verea, Lagoas de Piatorta, Laguna de Lacillo (1695 m de altitud) y laguna de los Peces.

Laguna de Lacillo


La tierra de Porto es un tesoro escondido de manantiales cristalinos, cada uno con su propia personalidad y encanto único. En esta región, la naturaleza ha esculpido una sinfonía de fuentes, dotando al paisaje con el susurro constante de aguas frescas y puras. Entre estas joyas acuíferas, se destacan una serie de manantiales que añaden una dimensión especial al entorno:

Fonte da Pinguela: Este manantial emerge con gracia, ofreciendo aguas frescas que cuentan historias de las profundidades de la tierra.

Fonte da Cal: La Fonte da Cal es un pozo de pureza, donde las aguas claras se filtran a través de capas de piedra caliza, otorgando un sabor único y refrescante.

Fonte de Viñalonga: Un rincón donde la naturaleza se manifiesta en forma líquida, la Fonte de Viñalonga es un tributo a la exuberancia del paisaje local.

Fonte Salgueiro: Este manantial es como una fuente de vida, nutriendo con sus aguas frescas y cristalinas tanto a la flora como a la fauna que habitan en sus alrededores.

Fonte da Cárcoba: Con su origen en lo profundo de la tierra, la Fonte da Cárcoba fluye con un ritmo constante, brindando su frescura a quienes la buscan.

Fonte Lagañosa: En la Fonte Lagañosa, las aguas frescas son como un elixir rejuvenecedor, una invitación a beber de la esencia misma de la naturaleza.

Fonte da Lamela: Este manantial es un tributo a la biodiversidad, con aguas que sustentan una variedad de vida silvestre y añaden vitalidad al ecosistema local.

Fonte das Pastoras: En este rincón sereno, la Fonte das Pastoras es un recordatorio de la conexión profunda entre la tierra y sus guardianes humanos.

Fonte de Tanxilde: Las aguas de la Fonte de Tanxilde son como un regalo de la tierra, una fuente constante de frescura que da vida a los paisajes que toca.

Fonte dos Paos: La Fonte dos Paos es como un manantial poético, donde las aguas narran historias que han sido escuchadas durante siglos en la brisa que las rodea.

As Fontelas: En este manantial, As Fontelas se erige como una sinfonía de agua, una celebración constante de la abundancia natural.

Fonte Fría: En la Fonte Fría, las aguas frescas son como un bálsamo para los sedientos, una paleta de sabores que refrescan los sentidos.

Sete Fontes: Este manantial ofrece su propia esencia única a quienes buscan su frescura y pureza.

A Fillateira: La Fonte A Fillateira es como un rincón mágico, donde las aguas fluyen como elixires de la tierra, brindando su don a quienes se acercan con respeto.

Todas estas fuentes son tesoros de agua fría y potable, no solo destinadas al consumo público, sino también sirviendo como abrevaderos para la vida silvestre que depende de ellas. Además, algunas de estas fuentes desempeñan un papel vital en el riego de las zonas circundantes, tejendo así una red de vida que se entrelaza con la abundancia natural de Porto. Estos manantiales son más que fuentes de agua; son testigos de la interacción armoniosa entre la comunidad y la naturaleza, un recordatorio constante de la importancia de preservar estos regalos de la tierra para las generaciones venideras.